Reglamento de la Ley De Reforma Magisterial
Reflexiones a partir del conversatorio de CONSIGNA

Lissy Canal E. Vicepresidenta de CONSIGNA

CONSIGNA – Consorcio Ignaciano de Educación, que congrega a las instituciones educativas de la Compañía de Jesús y allegadas a ella, realizó el Conversatorio “Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial”, el día jueves 11 de julio, en el Auditorio Vicente Santuc SJ de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.

Con la asistencia de más de cien representantes de instituciones educativas públicas y privadas, del Ministerio de Educación, maestros y maestras, directivos y funcionarios se reflexionó sobre el Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial.

María Amelia Palacios Vallejo, Directora General de Desarrollo Docente del MINEDU disertó sobre la “Política magisterial del Sector Educación”, Manuel Paiba Cossios, Director de Trayectoria y Bienestar Docente del MINEDU expuso sobre el “Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial” y Hugo Díaz, integrante del Comité Directivo del Consejo Nacional de Educación, realizó un “Análisis del Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial”.

Los panelistas, representantes del MINEDU, expusieron sobre los aspectos fundamentales de la Ley y del Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial; el representante del Consejo Nacional de Educación hizo lo propio asumiendo una visión crítica desde las preguntas que se hacen los maestros y maestras sobre este tema.

En cuanto a los aportes recogidos en el conversatorio sobre el Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial podemos agrupar la reflexión en tres puntos centrales:

  1. Las principales preocupaciones respecto de Reglamento están en el proceso de implementación de la misma. Hugo Díaz plantea algunos aspectos a tomar en cuenta:
  • Las unidades ejecutoras (DRE y UGEL) han suspendido el pago de la bonificación al cargo de director y personal jerárquico de las instituciones educativas. No se ha definido los porcentajes y requisitos para percibir dicha bonificación.
  • La ley tiene la virtud de recoger los aciertos del Reglamento de la Ley Nº 29062, Ley de la Carrera Pública Magisterial, y corregir algunas de sus debilidades. Precisa en su artículo 5° el rol rector del Ministerio de Educación respecto a la formación docente así como las funciones de los otros organismos de gestión educativa descentralizada. Delimita en su artículo 15° la variada oferta de formación en servicio, lo que permite organizar mejor el sistema de formación continua.
  • Tiene el acierto de dejar para disposiciones de menor rango (Resolución Ministerial) ciertos temas que, por su complejidad o por carecer de referentes en el sistema educativo peruano, necesitan mayor estudio o aplicar disposiciones transitorias debidamente monitoreadas y evaluadas con el fin de redactar una mejor normatividad. En estos casos se evitará afectar la confianza en la gestión si se tienen que cambiar las reglas de juego comunicándolas oportunamente.
  • Una omisión importante del reglamento es que no establece los desarrollos legales y administrativos específicos para la oficialización del paso de los 250 mil maestros de la Ley del Profesorado al nuevo régimen laboral de la Ley de Reforma Magisterial, ni de los 55 mil maestros de la Ley de Carrera Pública Magisterial que pasan a la escala superior.
  • El reglamento no establece porcentajes de distribución de los maestros por escalas que permitan contar con una estructura. No tener esta distribución podría generar un exceso de docentes en una o más de las escalas y tener fuerte implicancia en el costo de la reforma. Se recomienda tomar en cuenta este aspecto para su implementación.
  1. Un factor clave para mejorar la calidad y equidad de nuestro sistema educativo es el fortalecimiento social, cultural, profesional y económico del magisterio nacional. Por eso la buena gestión institucional, administrativa, presupuestal y técnico-pedagógica de la Ley de Reforma Magisterial (LRM) constituye un desafío que nos compromete a todos y todas. En esa perspectiva el compromiso del Estado, la participación democrática y contribución profesional, son condiciones indispensables para la aplicación de la ley.
  1. El Gobierno actual plantea una Ley de reforma magisterial, que propone impulsar el desarrollo docente dentro de la carrera pública. Sin embargo esto ha generado una serie de reacciones en el magisterio. Una primera opinión casi generalizada entre los docentes es que al Gobierno “le ha faltado en primera instancia una comunicación coherente de la verdadera intención de reforma magisterial”; en ese sentido, afirman que “si el Ministerio de Educación hubiera puesto énfasis en hacer un trabajo más minucioso, quizás muchos docentes hubieran aportadoa la propuesta y ésta tendría un mayor nivel de reconocimiento”. Es por esta falta de debate respetuoso y democrático que resulta imperioso establecer un acercamiento desde el estado y el magisterio.

Finalmente, en el aparato del Estado aún se encuentran resistencias a cambios sustanciales como es la meritocracia y la relativización de la estabilidad laboral. Estos y otros más son algunos de los retos que tendrá que enfrentar la implementación de la Ley de Reforma Magisterial.